Experiencia del Lic. Marcelo Tejerina en Francia

El fin de este texto es compartir mi reflexión personal  a partir de la  práctica en la escuela experimental de Bonneuil. No reflejo lo que se hace ahora pero si quiero reflejar lo que se podría hacer. Posiblemente algunas de las propuestas hechas aquí parecerán imposibles de realizarlas vista la coyuntura administrativa en la cual la escuela hoy se encuentra, (posible cierre).

Sin embargo, quiero empezar  por el nombre de la institución: Escuela experimental, del que parece hoy impracticable. Es tal movimiento subversivo lo que permitió crear a Bonneuil, y es tal movimiento lo que le permitirá a Bonneuil encontrar nuevamente los carriles de un trabajo preciso empujado por la CLINICA.

Es por eso que las nociones de DESEO y el par DEDANS/DEHORS – DENTRO/FUERA serán centrales al texto.

FuDAP
Marcelo Tejerina con Issabell Navass, coordinadora de las practicas en la Escuela Experimental de Bonneuil.

¿La Escuela Experimental de Bonneuil es todavía una institución estallada?

Maud Mannoni decía que la institución estallada pretende sacar partido del muy insólito que surge (…). En lugar de ofrecer la permanencia, el marco de la institución ofrece desde entonces sobre fondo de permanencia de las “aperturas” hacia el exterior, brechas de toda clase (por ejemplo, estancias fuera de institución). (…) A través de esta “oscilación de un lugar al otro”, puede emerger un sujeto que se interroga lo que quiere [Sr. Mannoni. Educación imposible. ¿Umbral, 1973]

¿Hay que resignificar esta noción en el 2016? He aquí una reformulación sutil, jugando con el sentido del verbo “estallar”. La institución estallada debe permitir que el deseo del sujeto chispee a través de las brechas de lo inesperado.

A propósito de la transmisión como escuela, Bonneuil no debe ser un lugar de reproducción de un discurso social,  sino un espacio donde cada alumno pueda redescubrir, donde cada uno pueda reconfigurar su subjetividad.

¿Una escuela experimental, esto quiere decir qué?

Cualquier escuela tiene por lo menos estos papeles: educar a los alumnos, promover la organización sociocultural de las generaciones que pasan allí, y propone transmitir ciertos valores. Bonneuil es una ESCUELA EXPERIMENTAL, pues forzosamente esto debe marchar diferente. Sus papeles deben ser definidos a partir del TRABAJO CLÍNICO sobre cada alumno presente en la escuela. El pivote de las diferencias debe ser dado por el DESEO del alumno y el DESEO del adulto y por el par FUERA –DENTRO par DEDANS/DEHORS. Voy a precisar mi visión de lo que  quiere decir FUERA más abajo; pero al instante podemos pensar que FUERA  quiere decir el mundo EXTERIOR, el mundo exterior a las familias y el mundo exterior a la Escuela (otros). Querría explicarme cómo el trabajo clínico orientado sobre la PARTE EXTERIOR podría funcionar como eje (filtro) para las elecciones pedagógicas e institucionales que podrían ser hechas en Bonneuil.

Concerniendo al papel educativo, Bonneuil debe reafirmar su perfil de escuela “no como otras” sino como “escuela experimental”. Al proponer un taller, deberíamos formular objetivos de alcanzar que concernieran  a la posibilidad de salir: ¿Qué pretendo con este taller? ¿Para que lo quiero hacer? ¿Cuál es el presupuesto que necesito para realizar esto? ¿Qué beneficios traería a los jóvenes (alumnos)? ¿Qué aspectos clínicos se pondrían en juego al desarrollar el mismo? , etc, etc……..Cada uno de los talleres  se inscribirían  en un GRAN PROYECTO INSTITUCIONAL, tal proyecto institucional debería definir un MARCO DE TRABAJO, donde tales experiencias permitan guiar la situación de cada alumno (joven) para que el inesperado se efectúe. ¿Es acaso un proyecto imposible?

A propósito de la transmisión como escuela, Bonneuil no debe ser un lugar de reproducción de un discurso social,  sino un espacio donde cada alumno pueda redescubrir, donde cada uno pueda reconfigurar su subjetividad.  Si una escuela trasmite que valor es “lo que es puesto como verdadero, bello y lo bueno, desde un punto de vista personal o según los criterios de una sociedad y lo que es dado como un ideal a alcanzar o como algo a defender”, Bonneuil debe concentrarse sobre la primera mitad de esta disyunción. Bonneuil es una escuela experimental, por lo tanto se trata de escuchar y dejar el sitio a la expresión de lo que cada alumno encuentra verdadero, bello y bueno. No se trata de imponer lo que un adulto cualquiera o una sociedad dicta. Esto borra el lugar de dejar surgir la subjetividad de los alumnos (jóvenes). 

¿Qué FUERA?

Por supuesto, Bonneuil continúa estableciendo formas diversas de apertura. Los lugares de acogida, las familias de acogida, las salidas en el cine o en las actividades en el MJC y otros centros culturales, los períodos de prácticas, son todas las oportunidades para romper con el aislamiento del joven, el aislamiento que tranquiliza un statu quo. Hay también una esperanza para algunos de encontrar en estas aperturas la palabra, de encontrar un sitio entre otros jóvenes, de descubrir que en otras familias no ocupan el sitio del niño endeble, quizás hasta de poder entrar en el mundo del trabajo (adaptado).

Pero hay un fin ulterior. Se trata de acompañar al alumno en el trabajo necesario para que su subjetividad tome consistencia, para que pueda cogerse su deseo. No se trata de ayudarles solamente a volverse más autónomos, de aprender a funcionar en otros espacios o de hacer el descubrimiento de un oficio o de un ocio. Son medios, ningunos fines en ellos mismos.

Para el encuentro con las familias se  debe tomar en consideración su sufrimiento. Dejar los prejuicios, y correrse del lugar “con las familias no se puede trabajar… son problemáticas”, hay que pensar que ellos tienen un sufrimiento concreto

El deseo:

EL Deseo del Sujeto es uno de los pilares del psicoanálisis que debe encontrar su sitio en esta escuela: el adulto no sabe nada del sujeto, no sabe del deseo del alumno. Es el alumno el que sabe. El encuentro del adulto con el alumno puede dar lugar a lo inesperado, el deseo del sujeto, a condición de que el adulto totalmente sea convocado por el hecho de que no sabe sobre eso nada. El encuentro entre el adulto y el joven alumno debe permitir que los dos hayan sido transformados al final de este contacto.

¿Y el deseo de los adultos? ¿Cuál es?  ¿Que Bonneuil continúe funcionando? ¿Pero por qué continuar trabajando aquí? ¿Cuál deseo me trajo aquí? ¿Cuál deseo le hace quedarse? Cada uno tiene sus propios repuesta. Es necesario poner nuestra mirada sobre nuestro deseo de una manera periodique. El deseo de cada uno, el que a menudo se expresa en los talleres y las actividades propuestos en la escuela, debe formar un proyecto compartido con otros. Es necesario articular nuestro reponses para reconstituir el proyecto colectivo que da sentido en la escuela. El sentido, la dirección de este deseo colectivo, debe ser dado por la PARTE EXTERIOR.

¿Hay un lugar para las familias?

Para el encuentro con las familias se  debe tomar en consideración su sufrimiento. Dejar los prejuicios, y correrse del lugar “con las familias no se puede trabajar… son problemáticas”, hay que pensar que ellos tienen un sufrimiento concreto porque su niño no es lo que ellos se esperaban, están furiosos. Si a Bonneuil se le refiere esta cólera, Bonneuil debe desplazarse para no hacerse el blanco. El fin de este  encuentro debe ser ayudarles a vivir de otro modo, de desplazarse ellos también de su sufrimiento.

Quizás en este momento, encuentros mensuales con los padres de diferentes alumnos  podría  permitir discutir juntos los aspectos administrativos que concernieran  a la entrada, la permanencia y a la salida de sus hijos. Quizás a partir de estos intercambios, el espacio podría devenir en un “grupo de padres” o hacerse un grupo de palabra donde las experiencias, las preocupaciones, las alegrías de unos y otros puedan ser escuchados y compartidos. Los animadores de estos encuentros deberían abandonar sus prejuicios, lo que suponen saber sobre estas familias, y asumir un rol de facilitador del diálogo entre los parientes. No ser allí para responder a cuestiones, ser allí para escuchar  y acompañar.

Para pensar: Bonneuil no está FUERA……… Bonneuil y las familias forman juntos DENTRO del cual los alumnos deben salir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.